Historia

 

 

 

El Ingenio La Magdalena nació como trapiche, instalado por el señor Miguel Ángel Giammattei. En 1965, La Magdalena se convirtió en ingenio y se empezó a transformar el jugo de caña en azúcar cruda o de “pilón”, la cual se utilizaba para apiarios y exportación.

 

 

En 1981, de acuerdo a la Ley Básica de la Reforma Agraria, el Ingenio pasó a ser propiedad del Instituto Nacional del Ázucar (Inazúcar), posteriormente administrado por el gobierno. La administración de Inazúcar llegó hasta el año 1994, cuando el gobierno vendió el Ingenio a través de acciones a los productores de caña, trabajadores e inversionistas, convirtiéndolo en Sociedad Anónima (S. A.). Ahora en día, para lograr rendimientos industriales eficientes, el ingenio mantiene su cultivos a través de un estricto control de la materia prima antes y durante la zafra, con muestreos de caña en sus cinco zonas cañeras.